Una Sevillana en Holanda

Os preguntareis como una sevillana puede sobrevivir en un pais como Holanda, ni yo misma lo sé, pero el amor tiene mucho que ver !!!

jueves, 9 de octubre de 2008

Refranes de Gatos (III)


No hay que buscarle tres pies al gato, sabiendo que tiene cuatro.

Ni gato en palomar, ni cabra en olivar.
Ni gato ni perro de color bermejo.
No hay que buscarle tres pies al gato, sabiendo que tiene cuatro.
No hay que decir ¡zape! Hasta que pase el último gato.
No importa el color del gato, lo importante es que se coma a los ratones.
No mantengas más gatos que los que cazan ratones.
No tengo gato, ni perro, ni velas en ese entierro.
Nunca falta un gato para lamer el plato.
Palabras de santo, uñas de gato.
Para pasar el rato, se puede limpiar la cabeza al gato.
Perro y gato no caben en un saco.
Ponerle el cascabel al gato.
Por robar la carne el gato, se colgó en el garabato.
Por un gato que maté, me llamaron matagatos.
Quien le quita un pelo a un gato, no le hace ningún maltrato.
Quien más tira, se lleva el gato al agua.
Quien no ha visto una pantera, ve a un gato y sale en carrera.
Ratón de campo, no lo caza el gato.
Ratón que sólo conoce un agujero pronto cae del gato en el garguero.
Sardina que lleva el gato, tarde o nunca vuelve al plato.
Si hay trato, amigos pueden pueden ser el perro y el gato.
Si nada sobra en tu plato, no tengas perro ni gato.
Siete vidas tiene el gato, y la mujer tres o cuatro.
Tener más vidas que un gato.
Un campesino entre dos abogados, como un pez entre dos gatos (refrán norteamericano).
Un ojo al gato y otro al garabato.
Una vez encarrerado el ratón, ni cuenta que se da el gato.