Una Sevillana en Holanda

Os preguntareis como una sevillana puede sobrevivir en un pais como Holanda, ni yo misma lo sé, pero el amor tiene mucho que ver !!!

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Sopa cremosa de Mariscos



Esta sopa cremosita es deliciosa e ideal para estos días de Navidad que se aproximan, además es muy comoda porque se puede hacer la vispera y calentar cuando se vaya a servir.

Para 6 personas

2 cebollas
2 puerros ( la parte blanca)
2 zanahorias
4 tomates
1 patata grande
500 gr de gambas
1 kilo de mejillones ( abiertos al vapor)
500 gr de pescado (rape, pescada por ejemplo)
5 ó 6 cigalitas
1 langosta pequeñita.
1 copa de cognac
1 copita de vino marsala
200 ml de nata
1 litro y medio de fumet (caldo de pescado)
aceite de oliva
sal y pimienta

Se limpian y pican finamente las verduras, las cebollas, los puerros, las zanahorias.
En una olla se pone un chorrito de aceite de oliva, se rehogan estas verduras a fuego bajo.
Cuando este medio hecho se le añade los tomates partido a cuadritos y se deja pochar hasta que todo coja un color doradito.
Se añade las colas de los mariscos peladas y troceadas, las cabezas también y se deja cocer unos 5 minutos, al cabo de este tiempo se le añade el cognac y se flambea .
Ahora se añade el fumet, el vino de marsala, la patata pelada y cortada chascada, los mejillones y pescado, dejar reducir hasta que las verduras queden tiernas, pasar por la batidora y después por el chino para que quede muy fina, añadir la nata liquida y dar un pequeño hervor, salpimentar al gusto.
Se sirve muy caliente y con una cucharadita de nata.


Para el fumet

Ingredientes:
700 gr de espinas y cabeza de pescados.
Algunas rodajas ( puede ser merluza, rape etc, siempre es preferible pescados blancos)
1 cebolla
1 puerro
1 zanahoria
1 pimiento
1 tomate
1 ramita de apio
perejil y laurel
un chorrito de aceite de oliva

Lavar las espinas y cabezas, a las que se les habrá quitado los ojos y las agallas. Se llena un olla con 1 litro y medio de agua se añaden los pescados y las verduras cortadas y peladas, la hoja de laurel y un poco de perejil y un chorrito de aceite de oliva, no se le pone sal hasta el final.
Se tapa y se deja cocer durante unos 20 minutos a fuego suave, espumando de vez en cuando. Se pasa el caldo por un colador fino para evitar que tenga espinas.
Es mejor dejar reposar unas 24 horas antes de utilizarlo para que adquiera todo su sabor.