Una Sevillana en Holanda

Os preguntareis como una sevillana puede sobrevivir en un pais como Holanda, ni yo misma lo sé, pero el amor tiene mucho que ver !!!

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Mermeladas




Mermeladas.

Las mermeladas surgieron como forma de conservar la fruta de temporada.
Aunque estas mermeladas guardan el sabor e incluso el olor a las frutas con que se elaboran podemos decir que es otro producto diferente debido a su transformación, pero en su esencia es fruta troceada cocida con azúcar
La fruta que se debe utilizar es la que esté en su mejor momento. Yo suelo utilizar frutitas silvestres: moras, frambuesas, fresas o arándanos que se estropean muy rapidamente. Estas deberan estar en su justo punto de maduración, las frutas muy maduras tiene mucho menos pectina lo que impedirá que cuajase, un ejemplo son las moras a las maduras se le suele añadir unas cuantas rojas para que así gelifique mejor.
La fruta la debemos lavar muy bien sobre todo si vamos a utilizar la piel.
El azúcar empleado en la elaboración es muy importante pues de ello depende mucho la conservación, la cantidad será desde un minimo de 700 gramos por cada kilo de fruta hasta 1 kilo o más dependiendo de las frutas si estas son ácidas. Se utiliza sobre todo el azúcar blanquilla aunque en algunos casos se pueden hacer con azúcar moreno como por ejemplo las manzanas, membrillos, etc.
Para hacer la mermelada el azúcar deberá estar disuelto antes de la cocción por eso sería aconsejable dejar macerar el preparado de fruta con el azúcar.
El limón juega un papel importante en la elaboración de mermeladas pues no solo sirve para dar sabor también tiene el factor de conservador pues su acido sirve como conservante.
La pectina también es un factor muy importante en la elaboración de las mermeladas ya que es el elemento que hace que la mermelada cuaje.
Las frutas no todas tienen la misma cantidad de pectina. Las más ricas son las manzanas sobre todo las reinetas, el membrillo, naranjas y limones, las ciruelas y grosellas.Las que tienen menos son las moras, fresas, cerezas, etc.
Hay algunas formas de compensar la pectina que le falta a estas frutas como por ejemplo:
Combinar las frutas con otras que tienen mucha pectina como por ejemplo las moras con manzanas.
Otro método sería añadir corazones de manzanas envueltos en una gasa y que se retiraría al final del proceso.
Y el siguiente sería añadir un preparado industrial para la elaboración de estas mermeladas.
Para hacer mermelada Se trocea la fruta y se cuece a fuego lento, dependiendo de la dureza de la fruta la dejaremos de 15 a 45 minutos e incluso 1 hora o hasta que esté blanda. Se añade el azúcar y se disuelve bien. Se pone a fuego vivo de 10 a 20 minutos hasta que esté en su punto.
OjO !!! Cuidado con el Chup, Chup que salpica y quema muchísimooo !!!
Para saber si esta en su punto cogeremos un plato frio y verteremos una cucharadita, dejamos enfriar y si volcamos el plato y esta no gotea ya esta lista nuestra mermelada si se desplaza o gotea tendremos que seguir cociendo.
Una vez que tenemos nuestra mermelada lista viene el envasado.
Para el envasado deberemos tener los frascos limpios, esterelizados y secos, para ello si tenemos muchos lo mejor sería lavarlos en el lavavajillas a la máxima temperatura, pero si son pocos se puede hacer en una olla con agua hirviendo durante 10 minutos, sacarlos y ponerlos boca abajo en un paño limpio, las tapas también hay que esterelizarlas.
Una vez secos procederemos al envasado, esto lo haremos con la mermelada muy caliente, aunque tendremos que tener en cuenta el que los botes no esten muy frios porque con el contraste de temperaturas se romperían.
Los tapamos rapidamente y los pondremos boca abajo para hacer el vacío, esto permitirá que nos dure bastante tiempo guardandolos en un lugar oscuro y fresco.
Hay quien prefiere esterelizarlos para ello se colocan los botes bien tapados en una olla en la que el agua cubra los botes unos cuatro dedos, dejamos que hierva unos diez minutos y se sacan para que se enfrien.
Y ahora toca el etiquetado, haremos unas bonitas etiquetas poniendo el nombre del tipo de fruta que lleva la mermelada y sin olvidarnos de poner la fecha.
Ya estan listos nuestros frascos de mermeladas para degustarlos en los desayunos o para cualquier otra aplicación que le queramos dar como para rellenar dulces, cubrir tartas, etc. Y como no para regalar a nuestros familiares y amigos, seguro que disfrutarán de estos pequeños grandes placeres para el paladar.