Una Sevillana en Holanda

Os preguntareis como una sevillana puede sobrevivir en un pais como Holanda, ni yo misma lo sé, pero el amor tiene mucho que ver !!!

miércoles, 26 de diciembre de 2007

- Pestiños por Navidad, foto a foto

Desde siempre, de toda mi vida, recuerdo las Navidades con Pestiños.
Y es que mi madre los hacía deliciosos !!! Y nosotros, los niños, colaborábamos haciéndolos también y hacíamos nuestra propias versiones de pestiños, jeje !!!pasábamos una tarde deliciosa y muy dulce nunca mejor dicho, el olor se repartía por toda la casa, y cantabamos villancicos.
Y aunque han pasado los años y estoy lejos los hago y los seguiré haciendo hasta que pueda!!!
Es una receta de claro origen árabe.

Sus ingredientes básicos son:

400 gramos de harina de trigo.
1/2 vaso de vino fino de Jerez.
1 cucharadita de matalaúva (semillas de anís).
1 cucharadita de ajonjolí ( semillas de sesamo).
1 corteza de limón.
Aceite de oliva.
200 gramos de miel de abeja.
Sal al gusto

Preparación:
Poner al fuego una sartén y echar 1/2 vaso de aceite, cuando esté caliente echar la corteza de limón y dejar que se fría ligeramente, entonces retirar la sartén del fuego y echar la matalaúva y el ajonjolí, dejar que se enfríe el aceite, pasarlo por un colador chino y reservarlo. Hay quien como yo prefiere encontrar las semillitas.En un bol, poner la harina en forma de volcán, echarle un poco de sal y añadir el jerez y el aceite.

Amasarlo todo bien hasta conseguir una buena masa. Entonces dejar reposar la masa durante una hora.


Cuando la masa haya reposado, ponerla sobre la mesa o encimera de la cocina, en la que se habrá echado un poco de harina y con el rodillo, previamente embadurnado en aceite, estirar bien la masa, de forma que quede una lámina de unos 3 milímetros. Con un cuchillo, cortar la masa en cuadrados de 10 centímetros de lado y enrollar los cuadrados uniendo las puntas contrarias, como si fuera un sobre.





Poned una sartén al fuego con abundante aceite y cuando esté bien caliente ir friendo los pestiños.


Poned a escurrir del aceite sobre un plato con papel de cocina.

Mientras se van friendo se puede ir haciendo el jarabe de miel, poniendo en un cazo la miel y 5 cucharadas de agua, ponerlo al fuego y cuando empiece a hervir, bajar el fuego y dejarlo cocer a fuego lento durante unos 10 minutos.
Una vez fritos sumergirlos en la miel y dejarlos escurrir sobre un escurridor.



Cuando estén bien escurridos colocarlos en una fuente.